Psicología para la vida

 
  • ¿Alguna vez te has sentido vacío?
  • ¿Estás rodeado de gente, pero igual te sientes solo?
  • ¿Te gustaría saber quién eres?
  • ¿Tienes algún patrón de conductas o pensamientos que no te dejan disfrutar la vida?
  • ¿Te sientes desesperado o frustrado?

¡No estás solo!

Estas y muchas otras preguntas, son posible responderlas a través de la psicoterapia. La psicoterapia es un proceso científicamente válido que permite, a través de diferentes estrategias, conducir a las personas a una vida más sana, productiva y estable.

A continuación, responderemos a las preguntas más comunes sobre la psicoterapia para que tengas un panorama más completo sobre el tema.

¿Quién debe acudir a psicoterapia?


Aquellas personas que buscan tener una mejor calidad de vida, que buscan conocerse y sentirse mejor. ¡Así de simple!

¿Cómo funciona la psicoterapia?


Para empezar, debes saber que existen varios enfoques psicoterapéuticos, por lo que sería un error generalizar el modus operandi de la psicoterapia. La psicoterapia, como bien lo decíamos, es un PROCESO, es decir, una secuencia de pasos que conlleva a una transformación.

Por ello, es imprescindible reconocer que un proceso psicoterapéutico no se trata de ver resultados de una sesión a otra, como si de magia se tratase. En realidad, para que la psicoterapia sea exitosa, es fundamental, en primer lugar, que el paciente esté interesado en colaborar y en segundo, por supuesto tiene que ver con las habilidades profesionales del terapeuta.

¿Cómo sé si requiero ir a psicoterpia?

En realidad, todos deberían ir a terapia por lo menos una vez en la vida.

La terapia psicológica te ofrece las herramientas necesarias que te facilitarán el acceso y control de tus emociones, y por consiguiente el manejo de tus situaciones cotidianas.

Por otra parte podríamos considerar como focos rojos alguna de estas circunstancias:

  • Te sientes triste o enojado la mayor parte del tiempo.
  • Tienes conflictos severos para interactuar con tu entorno.
  • Tu pasado te atormenta a menudo.
  • Pasaste por una situación traumática que no has podido superar.
  • Tienes pensamientos negativos que no te permiten seguir adelante.
  • Eres disfuncional en varios aspectos de tu vida.
  • Has tenido pensamientos o comportamientos suicidas o de autolesión.
  • Intentas manipular o controlar a tu pareja, hijos, familiares constantemente.
  • Si sientes que dependes de algo o alguien para ser tú mismo.
  • Cuando sientes que no encajas en ninguna parte.
  • Cuando has sido maltratado o maltratas a alguien.
  • Si nada te hace feliz.
  • Si te obsesionas con tu apariencia física, personalidad, dinero, ejercicio, sexo, drogas o cualquier cosa.
  • Si sientes que nadie te entiende o que todos te juzgan.
  • Si tuviste padres ausentes.
  • Si los celos se vuelven incontrolables.
  • Cuando no sabes qué hacer o hacia donde dirigir tu vida.
  • Si percibes cosas que nadie más percibe.

En conclusión, si sientes que algún aspecto de tu vida podría mejorar.

¿Quiénes pueden asistir a terapia?

Si pensabas que la terapia psicológica es únicamente para adultos; la realidad es que además de ellos,
la psicología tiene muchísimas vertientes de atención.
Aquí te muestro solo algunas de las principales:

Psicología Infantil

Hace referencia a las técnicas y métodos usados para poder ayudar a niños que tienen problemas con sus emociones y en su comportamiento. El terapeuta junto con los padres establecen el tratamiento en base a: el historial médico, los problemas detectados en el niño, su capacidad intelectual y nivel de desarrollo, así como también sus habilidades sociales y de comunicación.

Psicoterapia para adolecentes

Trata de facilitar el proceso de individualización, a la par que se fomenta una relación adecuada con el entorno, en donde hay comunicación y cumplimiento de las normas básicas. En la adolescencia, pueden surgir muchos conflictos, que versan desde problemas académicos, altos niveles de agresión o violencia, drogadicción, desorientaciones sexuales, problemas de autoestima, orientación vocacional, definición de su identidad, rebeldía, adaptación cuando hay padres divorciados, etc. que deben ser tratados con cuidado por un profesional.


Psicoterapia para adultos mayores

Es común que a medida que envejecemos, comiencen a aparecer dificultades relacionadas con la demencia, cuadros depresivos, pánico, aislamiento, tristeza, etc. La ayuda psicológica en mayores está indicada para tratar este tipo de problemas.

Tanatología

Es la disciplina que se encarga de encontrar equilibrio al proceso de la muerte, con un método científico. Su objetivo principal está centrado en proporcionar calidad de vida al enfermo terminal buscando que sus últimos días transcurran de la mejor forma posible, fomentando la tranquilidad entre los familiares. Además se ocupa de todos los duelos derivados de pérdidas significativas que no tienen que ver precisamente con la muerte.

Como ves, la psicoterapia no tiene edad. Se ajusta dependiendo de la necesidad y problemática del paciente.

¿Cuánto dura una sesión de psicoterapia?


La duración de una sesión de terapia psicológica va a depender siempre del terapeuta en sí, del enfoque que maneje y de la fluidez de la sesión misma. En promedio, podríamos decir que dura de 45 a 75 min.

Al inicio de tu proceso, en la primera sesión, es importante que tu terapeuta te indique estos datos generales. En caso de omitirlo, tú deber es preguntarlo, pues de esta manera, serás más consciente del tiempo que tienes y cómo usarlo a tu favor.

¿Cuánto cuesta una sesión psicoterapéutica?


De la misma manera, no existe una respuesta absoluta. Sin embargo, en México, una sesión de terapia psicológica oscila entre los $300 hasta los $900 pesos por sesión. El costo deberá derivarse de múltiples factores. Entre ellos podemos destacar: la preparación del terapeuta.

Antes de emitir una crítica por el precio, recuerda que, al igual que cualquier profesional, tu psicólogo realizó estudios universitarios que acreditan su función como terapeuta. Si además, cuenta con un máster, considera que invirtió tiempo y dinero para poder atenderte con profesionalismo en alguna área especializada. Otro factor, es su experiencia. Ten en cuenta que si asistes con una persona experta en psicoterapia y con una trayectoria ostentosa, es posible que el costo sea más elevado que con alguien que tiene poco tiempo ejerciendo. Esa elección, es bajo tu consideración y criterio.


¿En qué tiempo veré resultados?


No olvides que un psicólogo estudia la mente y el comportamiento humano. A diferencia de un médico, por ejemplo, con quien el paciente llega mostrándole signos observables, tangibles y cuantificables, un psicólogo debe trabajar con los síntomas, es decir, con lo que una persona refiere que siente. No es medible, no se puede tocar ni medicar.

Los resultados, deben ir viéndose a medida que el proceso avanza. No esperes, que en la primera sesión tu vida cambie por completo; así no funciona. Pero tampoco se trata de llevar 1 año en terapia sintiéndote exactamente igual que como llegaste. Ya sabes, "ni muy muy, ni tan tan". Equilibrio. No olvides que el psicólogo trabaja con lo que tú le das; intenta siempre ser honesto y mostrarte tal cuál eres con él o ella; recuerda que son aliados.

Debes saber que existen las recaídas. Una sesión puedes sentir que estás listo para comerte al mundo, y a la siguiente que estás peor que como iniciaste; calma. Es parte de. Finalmente ten en cuenta el enfonque al que asistes, pues existen tipos de terapia breves (donde el máximo de sesiones son de 5 a 6) y existen terapias alineadas al análisis constante de tu persona (donde puedes asistir por años). ¡Pero no te estreces! Más adelante te explicaré a grosso modo los prinicpales enfoques y cómo saber cuál es para ti.


¿Quién puede brindarme servicios psicoterapéuticos?


Un psicólogo titulado, certificado y capacitado por alguna insitución válida. Un psicólogo estudió mínimo 4 o 5 años de licenciatura, más los años de especialidad. Realizó prácticas profesionales, prácticas supervisadas y servicio social.

Ni la psicología, ni la psicoterapia pueden DE NINGUNA MANERA aprenderse en cursos express, coaching, libros de autoayuda o retiros. ¡Ten cuidado en las manos de quien dejas tu salud mental!

¿Quién no puede brindarme servicios psicoterapéuticos?


Personas que no cuenten con estudios apropiados, así como título y cédula profesional.

Éticamente tampoco es correcto que un familiar, amigo o pareja te atienda.


¿Cómo convencer a alguien que no quiere ir a terapia?


Retomando puntos de arriba, recuerda que el éxito de la terapia se determina en gran medida, si la persona en cuestión quiere hacer algo por ella misma.

Si llevas a alguien contra su voluntad, es probable que ponga en juego sus mecanismos de defensa para bloquear todo canal de comunicación y progreso con el terapeuta, por lo que te recomendamos que le expliques a la persona las ventajas que podría tener si se permite ser ayudado.

Ayúdate con la persona que sea más cercana a él o ella y no olvides que la psicoterapia no es cualquier cosa, es enfretarse a uno mismo y eso, requiere de mucha valentía.

¿Dónde puedo encontrar servicio psicoterapéutico gratuito?


Actualmente existen varias líneas telefónicas para intervención en crisis, totalmente gratuitas.

Respeta la labor de estos profesionales y utiliza el servicio solo si realmente lo necesitas o conoces a alguien que lo requiera.

SAPTEL Sistema Nacional de Apoyo, Consejo Psicológico e Intervención en Crisis por Teléfono (55) 5259-8121 Servicio gratuito las 24 horas. Además puedes ubicar en tu localidad, dependencias de gobierno como DIF, IPM donde tienen atención psicológica gratuita, siempre y cuando comprueben, (mediante estudios socioeconómicos) que no tienes la capacidad económica para solventar el gasto.

Recomendaciones generales para tu primera vez en psicoterapia

Si es tu primera vez en terapia, tranquilo. Aquí las principales cosas que debes tener en cuenta:

Prepárate

Cuando tengas la dirección del consultorio, verifícalo en Google Maps y considera tu ruta desde antes del día de tu sesión. Ten en cuenta la hora, el posible tráfico, rutas alternas para llegar, tu medio de transporte. Así como rectificar si es un consultorio particular, una clínica, hospital, etc.

Respeta el tiempo

Si tu cita es a las 9; llega a las 9. No antes, no después. Recuerda que es posible que antes de ti, atiendan a otra persona, y después de ti, también. No eres el único. Tu tiempo importa, pero el de los demás también. No llegues tarde, pues te estarás quitando valiosos minutos.


Título a la vista

Al llegar, no olvides ubicar el título de tu terapeuta para asegurarte de que esté capacitado. Si no lo tiene, siéntete con la libertad de preguntarle por su preparación, a fin de cuentas, estás pagando por un servicio y tienes derecho a preguntar.

Libera tus prejuicios

No vayas esperando recostarte en un diván, hablar de tu infancia o que el psicólogo te hipnotice. Deja salir los estigmas, los clichés y los estereotipos. Eres tú frente a otra persona que espera ayudarte. Fluye. No te resistas. Todo es para tu bienestar.


Cero dudas

Todas las dudas que vayas teniendo, de lo que sea, pregúntale a tu terapeuta. Costos, horarios, enfoque, forma de trabajar. No tengas miedo.

Sin empatía no hay psicología

El proceso psicoterapéutico lleva de por medio una alianza con el terapeuta. Es decir, debes sentirte cómodo con tu psicólogo. Cómodo con lo que le cuentas, debes sentirte escuchado, entendido, apoyado. Si desde la primera sesión no te inspira confianza o simplemente no hubo ese click, te recomiendo buscar otras opciones. Finalmente tu terapeuta es la persona con quien te vas a desenmascarar (metafóricamente), a quien le mostrarás tu verdadero sentir, pensar, hablar...

Si has llegado hasta aquí, ¡felicidades!, estás más cerca de tu bienestar.

Si quieres conocer los principales enfoques de la psicoterapia y saber cuál se ajusta mejor a ti, visita la sección ¿Cuál terapia es adecuada para ti?