Con el enemigo en casa: México primer lugar en abuso sexual infantil

Joker: trastornos mentales y una sociedad enfermante
10 octubre, 2019
Soluciones incompletas para problemas globales
29 octubre, 2019

Según cifras de enero de 2019; cada año, más de 4 millones y medio de niñas y niños son víctimas de abuso sexual en México, país que según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) tiene el primer lugar mundial en estos delitos.

“Estas cifras hablan del grave problema que estamos viviendo a escala nacional. Los principales agresores se encuentran en el seno familiar: padres biológicos, padrastros, hermanos, abuelos, tíos, sobrinos, primos… Los abusadores sexuales están en el seno de nuestras familias”, aseguró la fundadora y directora de dicha organización, Lizzette Argüello.

De acuerdo con un estudio reaizado en la CDMX, los principales agresores sexuales de los niños son familiares, luego maestros y después sacerdotes: en 30 por ciento abuelos o padrastros; 13 por ciento, tíos; 11 por ciento, padres biológicos; 10, primos; 8, vecinos; 7, maestros, y 3 por ciento, hermanos.

Sin embargo, y aún con estas escalofriantes cifras, México tiene los presupuestos más bajos para combatir este grave problema, pues solo un 1% de los recursos para la infancia, está destinado a la prevención y protección del abuso sexual y la explotación, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

¿Por qué tanta indiferencia a un problema de tal magnitud? Nos enfrentamos no solo a una realidad donde reina la violencia hacia nuestros niños, sino también a una sociedad distante y carente de un sentido de apoyo, empatía. Donde los procesos penales, las autoridades correpondientes y las organizaciones sociales, están dando la espalda a esta triste situación.

Estamos frente a una cruda y dolorosa realidad: somos víctimas, no solo de nuestro agresor; también de nuestro sistema.

Abril Olivares
Abril Olivares
¡Hola! Soy Abril Olivares; psicóloga y conferencista orgullosamente mexicana. Desde siempre, he sido una fiel apasionada de la psicología, por ello mi mayor anhelo es desestigmatizar esta ciencia y mostrarte herramientas que te encaminen hacia tu bienestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *