Adolescencia y el famoso proyecto de vida

Causas de la depresión
Depresión: la enfermedad del siglo. Una mirada antropológica y social
13 diciembre, 2019
¡Mamá no te vayas! | Trastorno de ansiedad por separación
13 diciembre, 2019

La mayoría sabemos que ser adolescentes implica libertad vs responsabilidad, porque es esta increíble etapa en donde crecemos, o por lo menos eso esperan de nosotros. Sin embargo, muchas veces no tenemos un proyecto de vida y podemos sentirnos perdidos.

Un proyecto de vida implica muchos aspectos donde intervienen las relaciones familiares, contexto social, medios de comunicación, entre otros.

El Doctor D’ Angelo, creó un modelo de desarrollo profesional creador (DPC) enfocándose principalmente en el desarrollo para poder dar respuestas de manera creativa, con valores para poder enfrentar diversas situaciones en el crecimiento.

La adolescencia es una etapa en la que se cuestiona la identidad de cada uno, las metas, acciones concretas y realizables; pero para que estos puntos estén claros, seguros y precisos deben tener una especie de mentor que sea capaz de guiarlos interpersonalmente, social y profesional.

Un proyecto de vida adecuado, tiene que ser multidisciplinario; la psicología, sociología y educación deberán trabajar juntas para exponer los contextos a nivel micro y macro dentro del entorno.

Otros aspectos a tomar en cuenta son la política, el crecimiento económico, las posibilidades dentro del área u oficio que quiera hacer, las exigencias académicas, cambios tecnológicos, culturales, etc.; todo esto puede parecer abrumador pero lo vamos viendo día con día, en noticias o sucesos que nos ocurren y que somos parte de ellos. Por esto mismo, se les debe dar a los adolescentes una adecuada guía para sentir, realizar actos y acciones coherentes a ellos mismos y su entorno, siendo capaces de saber vivir con su pasado, presente y saber proyectarse a su futuro.

Otro punto importante son los riesgos que existen en la adolescencia:

– Carácter débil
– Carencia de una filosofía de la vida
– Impulsividad
– Vulnerabilidad a ser influido
– Imagen negativa de sí mismo
– Apatía
– Avidez de placer
– Consumo prematuro de alcohol
– Tabaquismo
– Trastornos mentales o de la personalidad

Dentro de la familia encontramos también riesgos:

– Actitud y hábitos permisivos respecto a las adicciones
– Relaciones deficientes entre padres e hijos
– Falta de afecto
– Indiferencia
– Manejo inadecuado de la disciplina
– Incongruencia
– Falta de comunicación
– Desintegración familiar
– Grupos familiares débiles o disfuncionales
– Pocos recursos para resolver los problemas
– Consumo de drogas en la familia

Factores sociales y ambientales de riesgo:

– Grupo de amigos negativos
– Amigo íntimo con vicios
– Disponibilidad de las drogas
– Medios de comunicación
– Sustitución de la felicidad por el placer
– Solución mágica de los problemas
– Incitación a conductas indeseables

Factores escolares de riesgo:

 – Primacía de lo académico sobre lo humano
– Falta de comunicación
– Manejo inadecuado de la disciplina
– Insuficiente promoción de los deportes y la recreación
– Presencia de agentes inductores

Podemos concluir que un proyecto de vida se puede decir fácil, pero realizarlo y llevarlo a cabo es otra historia. Sin embargo, no perder las metas significa que aún es posible.

Iliana Silva
Iliana Silva
¡Hola! Soy Iliana, y soy psicóloga clínica. Lo más importante para mi, es que mis pacientes se sientan comprendidos y que realmente reciben ayuda. ¡Encuéntrame en el directorio!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *